19 d’octubre de 2008

¿Qué futuro le espera a esto de la “web 2.0″ en una época de crisis?

Navegando me encuentro en digitalycia.com donde encuentro esta entrada que me ha gustado mucho en relación a alteregoweb.com (pronto nuevo logo). ¿Qué futuro le espera a esto de la “web 2.0″ en una época de crisis? Las empresas están de capa caída, con pocas o ninguna gana de invertir en experimentos. Los clientes tampoco están muy receptivos, su poder de compra disminuye. En las empresas, todas las iniciativas tienen que tener un retorno muy claro en términos monetarios porque no hay lugar para otras cosas.

Y aquí llega la “web 2.0″, que habla de beneficios más intangibles que otra cosa, de “imagen”, “credibilidad”, “relación”. “¿Cuántas unidades más de mi producto voy a vender si soy 2.0?” Peliaguda la pregunta, y difícil la respuesta. Yo soy un firme convencido de que hay una correlación importante entre los esfuerzos de una organización por establecer una relación cercana y bidireccional con sus públicos objetivo y los beneficios a medio plazo, pero este convencimiento es difícil trasladarlo al mundo del ROI sin sonrojarse. ¿Cómo encaja entonces con un entorno de crisis, de cinturones apretados, de escasez? Si no me sirve para vender más…

Quizás suene iluso. Pero yo creo que sí hay un hueco. Porque las crisis pasan. Los clientes recuperan el poder adquisitivo, y las ganas de comprar. Y es para ese momento para el que hay que prepararse. Quien disponga de una comunidad más fuerte, de un mejor posicionamiento de la marca en la mente de los clientes, estará en condiciones de recuperar el flujo de transacciones de forma más rápida. Y es en eso en lo que deberían centrarse las iniciativas 2.0 durante este periodo de vacas flacas: en construir y fortalecer relaciones, más que en lograr una transacción a cualquier precio (algo que ni los más agresivos planes de marketing pueden asegurar).

La web 2.0 no exige un gran desembolso económico. Sí requiere esfuerzo, ya lo hemos comentado. Pero es una actividad compatible con unas economías de susbsistencia, y que estoy seguro de que dará sus frutos cuando los nubarrones escampen.

1 comentari:

  1. Me alegro de que te haya gustado mi reflexión. Creo que precisamente en tiempos de crisis es el momento para construir de cara a la "no-crisis". Si solamente "destruimos", luego no estaremos en condiciones de remontar.

    ResponElimina

Molt agarït pel teu comentari